Inhibidores TGF-beta

El factor de crecimiento TGF-beta es una citoquina multifuncional miembro de una familia numerosa de citoquinas que controlan muchos aspectos de la función celular, incluyendo la proliferación celular, diferenciación, migración, apoptosis, adherencia, angiogénesis, vigilancia inmunológica y supervivencia.

Relacionado con la proliferación celular y la tumorigénesis TGF-beta tiene tanto una actividad supresora como activadora de los tumores. TGF-beta influye en el microambiente que rodea los tumores: controla el crecimiento y la motilidad celular en parte regulando el microambiente celular y desempeña un papel clave en el desarrollo tumoral.

TGF-beta se expresa normalmente durante las fases del desarrollo regulando las interacciones entre las células epiteliales y mesenquimales, particularmente en pulmón, riñón y glándula mamaria. De forma aberrante la reactivación inadecuada de la transición epitelio-mesénquimal (EMT) durante la tumorigénesis se reconoce ahora como un proceso clave en el desarrollo de tumores invasivos y metastásicos.

En condiciones normales TGF-beta es también un potente supresor de la proliferación de células epiteliales mamarias (MEC) y por lo tanto, un inhibidor de la formación de tumores mamarios. Sin embargo, eventos genéticos y epigenéticos aberrantes en la tumorigénesis anulan la función citostática de TGF-beta, lo que contribuye a la progresión tumoral.

Terapias diseñadas para antagonizar la señalización del TGF-beta parecen ser una buena estrategia para inhibir la progresión del cáncer y mejorar el pronóstico y tratamiento de pacientes afectados de cáncer.

Inhibidores TGF-beta
 

Continuando utilizando está página acepta el uso de cookies. Continúe, haga scroll o acepte más información

Los ajustes de cookies de esta página están configurados como "aceptar cookies" para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúa usando el sitio o hace clic en "acepto" está permitiendo su uso.

Cerrar